Let’s travel together.

Armintza y Bakio, la ruta del txakoli vizcaíno

4

Armintza y Bakio, la ruta del txakoli vizcaíno

La ruta que vamos a recorrer hoy es un plan que reúne todos los ingredientes para una fantástica jornada: rincones pintorescos, alucinantes paisajes, playas para darse un chapuzón y deliciosa gastronomía regada con el mejor vino. Ante esta tentadora propuesta es imposible que os podáis resistir, pero por si todavía os quedan algunas dudas, os invito a seguir leyendo y descubriendo los numerosos atractivos que nos ofrecen estas dos localidades de la comarca de Uribe Kosta.

Armintza, geología con sabor marinero

Armintza es un pequeño barrio de pescadores que pertenece al municipio de Lemoiz y nuestro punto de partida para nuestra excursión. Pese a su increíble belleza, no es un lugar demasiado conocido ni suele aparecer en los folletos de turismo. Pero quizás esto haya contribuido a que conserve su aroma marinero, penetrante como el salitre, y que nos sugiere múltiples aventuras de pescadores batiéndose en duelo con el mar.

Puerto de Armintza

El epicentro de Armintza es el puerto, donde todavía se reúnen los lugareños para comentar las capturas del día, rememorar viejas anécdotas o comprar los pescados que ofrecen a viva voz en la pequeña lonja. Pasear por el puerto es, además, una auténtica lección de historia y geología. Pasear por el espigón del muelle es asomarse a un lienzo con caprichosas formaciones rocosas con millones de años de antigüedad. Peñascos de origen volcánico comparten espacio con el famoso flysch, una curiosa formación geológica que muestra los estratos terrestres como si fueran las hojas de un libro y que ha atraído la atención de investigadores de todo el mundo.

Playa de Armintza

Posteriormente, os invito a visitar la playa de Armintza, de rocas y con un atractivo salvaje, rodeada de acantilados donde también se puede contemplar el curioso fenómeno geológico del flysch. En este formidable espacio se celebra todos los años el festival Txapel reggae, el mayor de Euskadi de este tipo de música. Si queréis un lugar tranquilo y bucólico, podéis acercaros al río que desemboca en la playa y donde hay unas campas ideales para improvisar un pic-nic.

Subida al Monte Gaztelu

Si lo que deseáis es obtener las mejores panorámicas de Armintza, deberéis subir al monte Gaztelu (Gaztelumendi). Para ello, simplemente deberéis seguir el estrecho camino que asciende desde los edificios en dirección al monte. Es un corto paseo con algunas pronunciadas cuestas pero que nos obsequia con bellas escenas de los acantilados y la playa de Armintza. Si vais en otoño, encontraréis los numerosos madroños con sus frutos rojos y amarillos, por si alguien se anima a hacer una mermelada casera. En la cima de este pequeño monte, os recibirá una enorme cruz que custodia las espectaculares vistas del puerto desde las alturas.

Descubrir el Begotxu

Si antes de abandonar Armintza ya tenéis hambre, podéis picar algo en alguna de las terrazas de los bares junto al puerto, que se esmeran en ofrecer los mejores manjares del mar. Pero no es la única alternativa. De hecho, el restaurante más conocido de Armintza es el Begotxu, que lleva años acumulando buenas críticas por sus exquisitas recetas y sus gigantescas raciones. El plato estrella es el “Begotxu”, un escalope de carne rebozada similar al cachopo y con una peso de casi 2 kilos, acompañado de patatas. ¡Ahí es nada!

Entre Armintza y Bakio

La carretera que conecta Armintza con Bakio serpentea el litoral vizcaíno, que contrasta con los verdes bosques y los prados cercanos. A lo largo del camino se pueden realizar un par de paradas para disfrutar del paisaje. La primera es en el alto de Jata. Desde allí podréis ver la apocalíptica central nuclear de Lemoiz (que nunca llegó a funcionar) y, al otro lado, bellos acantilados.

Un poco más adelante, hay otros miradores bien señalizados desde donde se apreciar la silueta de San Juan de Gaztelugatxe o la localidad de Bakio y su playa.

Qué ver en Bakio
Panorámica de Bakio

Bakio, la cuna del txakoli vizcaíno

En toda la comarca de Uribe Kosta hay otros municipios que con productores de txakoli, pero es en Bakio donde esta popular bebida adquiere la categoría de elixir. Y como no hay mejor manera de comprobarlo que degustándolo, os invito a conocer alguna de las bodegas que ofrecen visitas guiadas: Doiene Gorrondona y Zabala. Ambas bodegas han sabido combinar la tradición familiar con las nuevas técnicas vitivinícolas para lograr excelentes caldos. Los más clásicos son el txakoli blanco y el rojo, pero gracias a la innovación, están ampliando su oferta con vinos espumosos para convencer a todos los paladares.

Además de probar la cosecha propia, tendréis la oportunidad de pasear por los campos de viñas. Desde las viñas de Txakolí Zabala se puede incluso ver la ermita de San Juan de Gaztelugatxe. Con esas impagables vistas y el amor que le dedican, es imposible que salga mal vino.

Gaztelugatxe desde Zabala Txakolina

Txakolingunea

Txakolingunea es la oficina de turismo y el museo de Txakoli. En el mismo, se hace un interesantísimo recorrido cultural tomando como referencia el txakoli, pero con certeras explicaciones de otros aspectos del modo de vida tradicional campesino de Bakio. Y es que, posee un privilegiado clima, húmedo pero templado, que permite cultivos como limoneros y naranjos, además de la vid. Esto ha condicionado la labor de los baserritarras y la historia de la localidad. Es un lugar muy recomendable para niños, puesto que tiene vídeos muy entretenidos y elementos interactivos para hacer más agradable y didáctica la visita. Las empleadas hacen un excelente trabajo de información y difusión del txakoli y toda la localidad.

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora

Aunque hoy en día está vertebrado mirando al mar, Bakio nació con vocación agraria y su núcleo era el barrio de Basigo. Allí, en torno a la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, empezó a desarrollarse una comunidad de baserritarras. Aunque empezó a levantarse alrededor del siglo X, predomina el estilo gótico, por las sucesivas reformas que se acometieron. En los alrededores también se pueden observar algunos de los pocos ejemplos de viñas emparradas en alto.

Casas de indianos

Debido a la falta de oportunidades y al afán de aventuras, muchos vizcaínos decidieron hacer las maletas buscando fortuna en América. Y a buena fe que la encontraron. Muchos de ellos acumularon grandes riquezas, principalmente en Cuba, y a la vuelta decidieron construirse lujosas mansiones en Bakio, que se convirtió en lugar de veraneo de la elite vizcaína. La más llamativa es la Quinta Torre, que hoy en día alberga una residencia de la tercera edad, pero todavía nos permite imaginarnos la opulencia en que vivieron sus dueños. Se puede hacer un recorrido andando para ver otras casas de indianos. Si estáis interesados, os darán información en la oficina de información.

Qué ver en Bakio
Quinta Torre

Playa de Bakio

Tanto si vais en verano como en invierno, uno de los lugares de referencia es la playa de Bakio, la más grande de Bizkaia y una de las mejores olas para la práctica del surf. En verano, es el principal atractivo, con miles de veraneantes atraídos por la calidad de su arenal y su amplitud. Es un buen lugar para iniciarse en el surf y para bajar la comida paseando, si habéis elegido almorzar en Bakio.

Qué ver en Bakio
Playa de Bakio

A lo largo de todo la playa discurre el paseo marítimo, donde podéis sacaros una foto frente al monumento al txakolí, obra de Nestor Basterretxea. Continuad hasta el final del paseo, en la desembocadura del río Estepona. Allí tenéis dos miradores de la playa, uno desde el Espigón y otro al otro lado del río, frente al bar Itsas Ondo.

Qué ver en Bakio

Mirador Askada

Iniciamos el camino (en coche o andando) en dirección Bermeo y a escasos 700 metros os encontraréis con el mirador Askada, un conjunto monumental con modernas esculturas y desde donde se tienen las mejores fotos de la playa de Bakio. Una estampa para el recuerdo que seguro que no olvidaréis fácilmente.

Qué ver en Bakio
Mirador Askada

Ermita de San Pelaio

Desde el mirador Askada continuamos nuestra ruta hasta esta pequeña joya del románico del siglo XII. Posee un corredor porticado típico de algunas iglesias vascas y que permitía protegerse a los feligreses de las inclemencias del tiempo.  Para llegar debéis continuar por la carretera y tomar un camino comarcal a mano derecha.

Qué ver en Bakio
Ermita de San Pelaio

Vistas de Gaztelugatxe

Apenas separan 500 metros desde la ermita de San Pelaio hasta nuestra siguiente parada, el restaurante Eneperi. Este reputado lugar goza de merecida fama tanto por la calidad de sus platos, como por las maravillosas vistas de San Juan de Gaztelugatxe. Esta ermita del siglo X cuenta con tantas batallas a sus espaldas, como leyendas ciertas o inventadas. La última de las cuales nos lleva a la serie Juego de Tronos, ya que este escenario fue el elegido para recrear la fortaleza de Rocadragón. Aunque recomiendo el restaurante, no es necesario consumir. Puedes acercarte simplemente a sacar una foto desde sus jardines.

Gaztelugatxe desde el restaurante Eneperi

🍔Dónde comer en Bakio

En Bakio hay una oferta gastronómica muy variada, en la que predomina la cocina tradicional vasca, utilizando los mejores productos de km 0 y, obviamente, dando especial relevancia a los pescados y el txakoli. Os dejo algunos de los restaurantes para quedaros con buen sabor de boca:

  • 🍔Urzabal. Todo un clásico de Bakio, con recetas de toda la vida cocinadas con gran maestría y con una relación calidad/precio fantástica. Es difícil destacar alguno de sus platos, pero os sugeriría probar el marmitako y los chipirones en su tinta. Menú del día por 13€.
  • 🍔La Baskula. Es una de las últimas incorporaciones, con un concepto novedoso, fusión vasco-catalán. Si los platos están ricos, lo de los postres es de perder el sentido, literalmente. Precio medio: 40€.
Restaurantes en Bakio
Cogote de merluza de La Baskula
4 Comentarios
  1. Tomàs dice

    Una ruta muy interesante y que no tenía nada controlada. ¡Apuntada para futuros viajes por el País Vasco!

    1. admin dice

      La fórmula de paisajes espectaculares, playas, visitas a bodegas y exquisita gastronomía no falla nunca. Te encantará.

  2. Jose Luis dice

    Vaya ruta chula e interesante. No le falta ni le sobra de nada. Además con las ganitas que tenemos de una escapada gastronómica a tu tierra, ¡creo que será una buena etapa! Gracias

    1. admin dice

      Muchas gracias. Os estaremos esperando con los brazos abiertos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: