Let’s travel together.

Día 2: Qué ver en Nizwa, castillos y Cuevas de Al Hoota

2

Qué ver y hacer en Nizwa: La antigua capital de Omán 

Día 2: Nizwa – Al Jabreen Castle – fuerte de Bahla – Al Hoota Cave – Fuerte de Nizwa 

Nos levantamos con la llamada del muecín desde la mezquita. El desayuno es en el Nizwa Fort Coffee Shop,  una cafetería frente al fuerte. Desayunamos en una de las pocas mesas de la terraza. Tienen opciones de desayuno continental, omaní e indio. Pruebo el omaní con huevos y dátiles fritos, garbanzos y pan de pita para integrarme a tope en el país. Cafetería muy agradable, con buena comida y wifi. Perfecto para ponerse al día y coger fuerzas para otro largo día.

Desayuno de Nizwa

La antigua capital de Omán posee el casco histórico mejor conservado del país, pero a poca distancia en coche hay un buen puñado de sitios de interés. Así pues, decidimos visitar primero los monumentos de los pueblos de alrededor antes de adentrarnos en la ciudad.

Castillo de Jabreen

Horario: sab-jue, 9:00-16:00, viernes 8:00-11 y 14:00-16:00

Precio: 0,500 OMR con audioguía.

Para empezar el día nos dirigimos desde Nizwa hasta el castillo de Jabreen –o Jibreen-. Está situado a media hora de distancia por carretera formidable. Al llegar allí vemos en el parking 3 coches de una agencia de turismo. Es el castillo mejor conservado y con la mejor ornamentación de todo Omán. A pesar de ser uno de los lugares más turísticos del país apenas hay visitantes. Desde fuera el castillo sorprende por sus dimensiones, sus robustos muros y sus enormes torres.

Castillo de Jabreen. Guía de Omán

Fue construido a finales del siglo XVII por Imam Bel’arab bin Sultan Al Yarubi, tras la expulsión de los portugueses. A pesar de su imponente estructura es el único que no fue erigido en un momento de guerra en Omán. Esto se nota en la estructura del castillo, con aposentos pensados para el disfrute como salas de reuniones y no exclusivamente para defenderse.

Castillo de Jabreen. Guía de Omán

En la fortaleza hay dos patios interiores para relajarse y poder tomar el fresco sin necesidad de salir del castillo. Al igual que otros castillos el agua se transportaba desde el río para refrescar el edificio y proveer de agua potable a sus moradores. También colocaban estratégicamente tinajas pendiendo de cuerdas con agua, de tal manera que cuando soplase el viento contribuyese a bajar la temperatura. Una técnica primitiva que todavía continua utilizándose en la actualidad.

Castillo de Jabreen. Guía de Omán

Las puertas y ventanas con sus diseños árabes evocan los mejores cuentos de las mil y una noches. Así mismo, dentro del castillo también hay bonitas celosías y balcones, que muestran un alto grado de refinamiento. Los detalles se reflejan hasta en el techo y paredes de algunas de sus dependencias, decorados con maderas pintadas o estucos con figuras geométricas o inscripciones árabes.

Castillo de Jabreen. Guía de Omán

Uno de los lugares típicos en todos los fuertes y castillos era el almacén de los dátiles. Gracias a su buena conservación les servían de sustento en caso de asedio. Además, al apilar los dátiles unos encima de otros desprendían unos jugos que aprovechaban para utilizarlo como aceite, bien para cocinar, bien para arrojar a sus enemigos.

Castillo de Jabreen. Guía de Omán

Fuerte de Bahla

Tras más de una hora de visita, vamos al siguiente destino, el fuerte de Bahla. Todos los elogios que habíamos leído se quedaron cortos en cuanto vimos la fortaleza a medida que nos aproximábamos por la carretera. A lo lejos, sobre las casas del pueblo se alza majestuosa, casi abrumadora, la silueta del fuerte. Es el único fuerte patrimonio de la Humanidad de todo Omán. Al entrar nos sorprende que no cobran entrada para verlo. También que no vemos más que un par de trabajadores, que están rehabilitando el edificio. Los últimos años se ha llevado a cabo una ardua tarea de reconstrucción para darle su antiguo esplendor al fuerte. Y a buena fe que lo han conseguido.

Fuerte de Bahla. Guía de Omán

Según entramos nos quedamos literalmente boquiabiertos. Más que de un fuerte se trata de un enorme complejo fortificado que podría alojar un pueblo entero. Se cree que fue construido durante el reinado de la tribu de los Banu Nebhan, que dominó la zona desde los siglos XII al XV. Sin embargo, posteriormente también fue ampliado durante los siglos XVI y XVIII.

Fuerte de Bahla. Guía de Omán

El lugar fue escogido por hallarse en un oasis que podía proporcionarles el agua necesaria. La fortaleza se levanta sobre una colina, desde la que domina todo el valle con sus altas murallas de más de 12 metros. Realmente resulta sorprendente cómo han podido sobrevivir al paso del tiempo estos enormes edificios de adobe.

Fuerte de Bahla. Guía de Omán

Dentro del fuerte no hay apenas explicaciones, excepto en una sala, donde explican un poco la historia de la antigua mezquita del complejo. Así pues, lo ideal es dejarse perder por todos los habitáculos del recinto e imbuirse de la magia del lugar. En algunas habitaciones hay murciélagos en las paredes,  que aportan un toque misterioso al lugar. No en vano, hay numerosas historias esotéricas basadas en la ciudad de Bahla. Una de ellas cuenta que la ciudadela se demoró porque había una maldición que destruía todo lo construido durante el día. Afortunadamente, debieron vencer a los demonios y pudieron terminar esta maravilla.

Fuerte de Bahla. Guía de Omán

Mezquita de Bahla

Dentro del recinto hay una mezquita de reciente construcción y todavía en uso. Sin embargo la mezquita antigua de Bahla no se encuentra dentro de las murallas, sino en un edificio adyacente, entre el parking y el fuerte. Desafortunadamente el día que la visitamos estaba cerrado y no pudimos disfrutarla. Para acceder hay que atravesar las casas antiguas que hay junto al parking y ascender a una pequeña colina.

Fuerte de Bahla. Guía de Omán

Como nos quedamos con las ganas de visitarla, aprovechamos para entrar en la mezquita moderna y más grande del pueblo. Está en la carretera de camino al pueblo de Al Hamra y posee dos minaretes. El interior está decorado con sumo detalle y el exterior está rematado con unos coloridos jardines. Una buena opción para hacer una breve parada.

Mezquita nueva de Bahla. Guía de Omán
Mezquita nueva de Bahla. Guía de Omán

Cuevas de Al Hoota

Horario: sab-jue, 9:00-17:00, viernes 9:00-12:00 y 14:00-17:00

Precio: adultos 7 OMR / Niños: 3.500 OMR

Antes de ir a las cuevas nos adentramos en el pueblo de Al Hamra, pero personalmente no le encontramos un encanto especial. Desde allí nos dirigimos a las cuevas de Al Hoota, las únicas visitables en toda la península arábiga. La cueva de Al Hoota fue descubierta por mera casualidad por un pastor durante las década de los 70. Tiene con una longitud de unos 4,5 km aunque solo están abiertos al público unos 500 metros. En la visita guiada de 45 minutos se pueden ver curiosas formaciones subterráneas como estalactitas y estalagmitas formadas hace miles de años, cuando Omán era mucho más lluvioso.

Cuevas de Al Hoota (Nizwa). Guía de Omán

Dentro también hay un río subterráneo que recorre parte de la cueva y cuatro lagos. En el más grande de todos se pueden observar unos curiosos peces ciegos. No están permitidas las fotos en la mayor parte del recorrido. Una visita interesante y que recomiendo reservar en días festivos para evitar esperar colas. Podéis ver más información en la web de Al Hoota Cave.

Cuevas de Al Hoota (Nizwa). Guía de Omán

Fuerte de Nizwa

Horario: sab-jue, 9:00-17:00, viernes 9:00-12:00 y 14:00-17:00

Precio: adultos 5 OMR / Niños: 2.500 OMR

Desde las cuevas hasta Nizwa se tarda unos 30 minutos. Aprovechamos todavía para visitar el fuerte de la ciudad, uno de los más famosos del país. Fue construido en el año 1650 por el imán Sultán bin Saif al-arabi, el mismo que consiguió expulsar a los portugueses de Omán. Su portentosa torre domina todo el complejo y constituía el principal bastión defensivo.

Fuerte de Nizwa. Guía de Omán

Para su construcción utilizaron unos fuertes cimientos de hasta 30 metros bajo el suelo. Para hacerlo más inexpugnable utilizaron todo tipo de artimañas y trampas. Unas de las más ingeniosas era un sistema de trampillas para lanzar aceite hirviendo a sus enemigos mientras subían por las escaleras.

Fuerte de Nizwa. Guía de Omán

Dentro del edificio se conservan cuartos de niños y niñas, cuartos de los susurros para los asuntos más secretos y otras dependencias. En la parte superior de la torre también se exhiben 4 enormes cañones. Desde allí se obtienen fabulosas vistas de la ciudad y la mezquita contigua.

Fuerte de Nizwa. Guía de Omán

Mercados de Nizwa

El mismo día nos acercamos a ver el mercado de Nizwa pero por la tarde apenas hay movimiento así que lo dejamos para el día siguiente, junto con el precioso y centenario zoco de la ciudad. Podéis ver la información en el siguiente post.

ITINERARIO DE OMÁN

Puedes ver la GUÍA COMPLETA y el resto de post en orden cronológico pinchando en los siguientes enlaces:

PREPARA TU VIAJE A OMÁN:

Todos los posts de Omán AQUÍ

No viajes sin tu seguro. Mondo te ofrece flexibilidad y un 10% de descuento AQUÍ

Encuentra los mejores precios de hoteles y garantía de servicio AQUÍ

Consigue 25€ de descuento en airbnb con el siguiente enlace de AQUÍ

2 Comentarios
  1. Me encantan los castillos y las fortalezas, de hecho son el motivo principal de muchos de nuestros viajes, así que ya puedes inagibar qué cara se me ha quedado al ver el Fuerte de Bahla …

    1. admin dice

      Hola Marina! Pues si os gustan los castillos tenéis que ir. En Omán hay más de 500. En Bahla nos quedamos absolutamente sin palabras. Es increíble y no había absolutamente nadie en toda la fortaleza. Pero Omán tiene muchísimo más que ofrecer: oasis, desierto, tortugas… Ya iré publicando para ver si os animáis.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.