Let’s travel together.

QUÉ VER EN PLOVDIV, LA CAPITAL CULTURAL DE BULGARIA

0
 

Qué ver en Plovdiv, la capital cultural de Bulgaria

Plovdiv es la segunda ciudad más importante de Bulgaria y la que atesora mayor patrimonio cultural de todo el país. La ciudad ha sido objeto de disputas desde hace 4000 años y lo largo de su historia ha tenido diferentes nombres: Eumolpias, Puldim, Trimontium o Filipopolis. Sus disputadas tierras han estado pobladas por tracios, romanos, bizantinos, otomanos y otras culturas. Posteriormente pasaron por el oscuro período soviético hasta que finalmente lograron la independencia. Todos ellos han ido dejando su impronta para hacer de Plovdiv una de las ciudades europeas más interesantes.

Plovdiv, Bulgaria

A menudo la gente acude a Plovdiv con una excursión desde Sofía, situada a apenas 2 h en coche o bus, y se pueden visitar la mayoría de lugares de interés en una única jornada. Sin embargo, tiene suficientes atractivos para disfrutar al menos de un par de días y disfrutar de esta auténtica joya de ciudad que todavía no está masificada. Es una ciudad relativamente poco conocida para los turistas aunque poco a poco está adquiriendo cierta notoriedad.

Teatro romano de Plovdiv

 Además tiene una intensa actividad cultural, con una intensa actividad universitaria, multitud de festivales y otros eventos. De hecho, va a ser la Ciudad Europea de la Cultura en 2019 bajo el lema “Together”, ahondando en la importancia de la multiculturalidad que contribuye al enriquecimiento de las sociedades. La mayoría de las actividades se celebran en la época de festividades religiosas y en verano, pero conviene echar un ojo a su web para ver si os coincide alguno.

Principales lugares de interés

El anfiteatro romano

Una auténtica obra maestra que se descubrió de manera casual en 1970 gracias a un corrimiento de tierras que dejó el teatro al descubierto. Gracias a las exhaustivas obras de restauración, el anfiteatro luce un excelente estado de conservación. Fue construido en tiempos del general Trajano (98-117 d.C.) y tenía una capacidad de entre 5000 y 7000 personas. Fue levantado sobre una colina para aprovechar la ladera como asentamiento para el graderío del teatro.

Teatro romano de Plovdiv

En ocasiones puntuales se utiliza como escenario de obras de teatro clásico y ópera. En verano se celebra el famoso festival de ópera al aire libre Opera Open con representaciones en las que participan decenas de bailarines y una enorme orquesta. Pese a no ser un apasionado de la ópera, he de reconocer que aluciné al ver el espectáculo en un lugar tan especial. Pero lo mejor es el precio, ya que las entradas apenas cuestan 10€, por algo que en España estamos acostumbrado a pagar más de 100€. No hay funciones todos los días, así que procurad acomodar vuestra estancia a un día que haya representación. Echad un ojo a la web para confirmar las fechas.

El estadio romano

Fue construido durante el reinado del emperador Adriano en el siglo II a.C. y originalmente tenía unas dimensiones verdaderamente descomunales. Medía 240 m de largo y 50 m de ancho, en el que se podían acomodar 30000 personas. Hoy en día solo se puede apreciar una pequeña parte de toda la estructura.

Estadio romano de Plovdiv

Lo que más llama la atención es su ubicación, ya que se encuentra en medio de la zona más comercial de Plovdiv, en plena plaza Dzhumaya y junto a la mezquita. Allí se puede contemplar un extremo del graderío muy bien conservado. Para contextualizarlo y tener más información os aconsejo entrar en la sala de reproducciones contigua donde ofrecen un interesante vídeo en 3D (6 BGN).

Estadio romano, qué hacer en Plovdiv

La mezquita Dhzumaya

Desde finales del siglo XIV hasta el siglo XVII Bulgaria estuvo dominada por el imperio otomano, dejando la impronta de su cultura musulmana. Así pues, en Plovdiv llegó a haber hasta 50 mezquitas de las que solo quedan dos actualmente. La más importante es la preciosa mezquita Dhzumaya. Está situada en pleno casco antiguo y es fácilmente reconocible por su minarete y los llamativos ladrillos rojos de la fachada.

Mezquita Dhzumaya, Plovdiv

Fue construida a mediados del siglo XV bajo el reinado del sultán Murad II. Posee una arquitectura peculiar con fuertes influencias bizantinas, como las nueve cúpulas que coronan el edificio. Por dentro está elegantemente decorada y tiene un enorme salón de rezo al que pueden acceder personas de ambos sexos.

Mezquita Dhzumaya, Plovdiv

Ciudad antigua de Plovdiv

La ciudad antigua de Plovdiv estaba situada en tres colinas. En una de ellas se encuentra el anfiteatro romano y la parte más antigua y mejor conservada de la ciudad. En toda esa zona encontraremos infinidad de iglesias entre calles empedradas y los restos de la ciudad amurallada romana. Las murallas llegaron a tener un perímetro de 2,5 km aunque en la actualidad se conservan muy pocos tramos. Subiendo las escaleras que conducen a la ciudad antigua se encuentra Sveta Bogoroditsa –o iglesia de la Santa madre de Dios-, una iglesia del siglo XIX y fácilmente reconocible por su campanario.

Sveta Bogoroditsa

Continuando por las adoquinadas calles se llega a otra iglesia, Sveti Dimitar. Para acceder al interior hay que atravesar un pequeño arco que hay en un muro. A pocos metros se halla una de las casas más relevantes de la ciudad antigua. Se trata de la conocida casa Lamartine, llamad así porque fue residencia del célebre poeta francés Alphonse de Lamartine durante el verano de 1833. Es una de las casas más bonita de todo el casco antiguo, con una arquitectura realmente peculiar con cubos simétricos.

Casa Lamartine, Plovdiv

Otro de los punto de interés es la única puerta de acceso a la antigua ciudad amurallada romana, Hissar Kapiya. Resulta muy agradable pasear por las adoquinadas calles del casco antiguo e ir curioseando en las tiendas de souvenirs y antigüedades. Para amenizar el paseo y hacerlo aún más idílico suele haber algunos músicos callejeros. Gracias al esfuerzo municipal todavía se conservan muchas casas de estilo renacentista, como la que alberga el museo etnográfico.

Museo etnográfico, Plovdiv

Tampoco podemos pasar por alto la iglesia de Sveti Constantin y Elena. Se considera la más antigua de Plovdiv, ya que fue construida en el año 337 aunque el edificio actual es del siglo XIX. Posee unos preciosos frescos en el pórtico de la entrada y su torre exterior es visible desde varios puntos de la ciudad antigua.

Iglesia de Sveti Constantin y Elena, Plovdiv

Siguiendo las huellas de la historia se llega hasta la cima de la colina del barrio antiguo, Nevet Tepe. Allí, dominando la ciudad, se encuentran los vestigios de la antigua ciudad tracia de Eumolpias. Apenas hay unas pocas piedras pero no es extraño teniendo en cuenta todas las civilizaciones que pasaron por ahí desde que las habitaron hace 5000 años. Aún así, merece la pena subir para obtener las mejores vistas de la ciudad.

Qué hacer en Plovdiv

Kapana, el barrio de moda de Plovdiv

Para vivir la ciudad como un lugareño es imprescindible perderse en el barrio de Kapana, situado a escasos metros de la mezquita de Dhzumaya. Kapana, significa en búlgaro “La trampa” debido a la estructura laberíntica de sus calles, pero no os preocupéis si os perdéis porque es un lugar fantástico para deambular. En sus calles peatonales está la mayor concentración de bares y cafeterías de toda la ciudad, talleres de arte y tiendas alternativas.

Barrio de Kapana, Plovdiv

Los amantes de la cerveza tienen una cita enuludible en el bar Cat & Mouse, donde podrán encontrar cervezas artesanales de Bulgaria y los países balcánicos. Otro lugar muy popular es la cafetería Central Perk, homónimo del famoso bar de la serie Friends. Como Plovdiv se está poniendo tan de moda, quizá tengáis suerte y os encontréis con alguno de los protagonistas.

Central Perk, Plovdiv

Además, el arte está en cualquier esquina de Kapana. En muchas de las paredes del barrio hay infinidad de murales y grafitis, dando al barrio un toque moderno y hipster. Os invito a descubrir Kapana por la tarde para verlo en su mayor apogeo. Si queréis saber más sobre su programa de actividades podéis echar un ojo a su facebook.

Qué hacer en Plovdiv

Boulevard Knyaz Alexander I y alrededores

Es la calle más comercial y animada de Plovdiv. A lo largo de ella se suceden tiendas de moda, cafeterías y terrazas. También fue el lugar elegido para la estatua de Milyo, un peculiar personaje que se sabía todos los cotilleos de la ciudad. Según dicen, si le pasamos nuestros deseos al oído al popular Milyo puede que algún día se conviertan en realidad.

Estatua de Milyo, Plovdiv

Justo al lado de Milyo se encuentra la cascada de las escaleras de Kamenika. Actualmente están allí las letras de la ciudad de Plovdiv, anunciando su nominación a ciudad cultural 2019.

Qué hacer en Plovdiv

Por último me gustaría recomendaros acercaros por la tarde a las terrazas de la plaza Stefan Stambolov. Allí se encuentra el ayuntamiento y una preciosa fuente que iluminan por la noche. También encontraréis en la plaza la oficina de turismo y es el punto desde donde parten los free tours.

Ayuntamiento de Plovdiv

DÓNDE COMER

En Plovdiv no tendréis mucho problema para encontrar un buen sitio, aunque a veces resulta difícil hacerse entender. Si de verdad queréis probar deliciosa comida búlgara, no os podéis perder el restaurante Pavaj, en el barrio de Kapana. Además tienen carta en español, algo que se agradece enormemente en Bulgaria. Muy buena relación calidad / precio.  

Para tomaros un buen helado a media tarde os recomiendo la heladería Affredo, en la calle Knyaz Alexander I. Tienen muchísimas variedades y todos exquisitos.

 

PREPARA TU VIAJE A BULGARIA:

No viajes sin tu seguro. Mondo te ofrece flexibilidad y un 5% de descuento AQUÍ

Encuentra los mejores precios de hoteles y garantía de servicio AQUÍ

Consigue 25€ de descuento en airbnb con el siguiente enlace de AQUÍ

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.