Ruta del Cares: Consejos y recomendaciones

La ruta del Cares es probablemente la más famosa y, probablemente, más espectacular caminata de los Picos de Europa. Está situada entre las comunidades de Asturias y Castilla-León y a lo largo de sus 12 kilómetros atraviesa 71 túneles. El camino recuerda en cierta manera al Caminito del Rey por sus profundas gargantas, su angosto sendero y las cristalinas aguas del río Cares. No es una excesivamente exigente, ya que la mayor parte del recorrido es llano. Así pues, no hay excusa para disfrutar de los bellos paisajes que nos ofrece en cualquier época del año.

 
Ruta del Cares
 

Historia de la Ruta del Cares

Al igual que el Caminito del rey, la ruta del Cares es el resultado de una arriesgada y descomunal obra de ingeniería. Se construyó entre 1916 y 1921 para alimentar la central hidroeléctrica de Poncebos (Asturias). Para la construcción tuvieron que utilizar dinamita y se valieron de la destreza de 500 obreros que realizaron trabajos verticales suspendidos por cuerdas. Al finalizar las obras 11 de ellos habían perdido la vida.

 

Perfil y descripción de la ruta

Se trata de un recorrido lineal que transcurre entre las localidades de Poncebos (Asturias) y Caín (Castilla-León). Se trata de una ruta de media montaña y dificultad media a lo largo de 11.5 kilómetros aproximadamente. Si se parte desde Poncebos, a excepción de la primera parte del recorrido, el resto del recorrido es llano. Se tarda unas 2:30-3:00 horas en completar el sendero y unas 5:30 horas si se realiza el camino de ida y vuelta.

La primera parte es la más dura, a través de un camino pedregoso de pendiente pronunciada. Debido a la altitud apenas hay vegetación y los únicos animales que se observan son buitres y cabras. Es un ascenso de unos 2,5 kilómetros y se tarda en realizar unos 45 minutos a ritmo constante.

Arriba se llega al alto de Los Collados. Desde ahí el camino desciende durante un kilómetro entre escarpadas montañas, vertiginosos riscos y las cabras de espectadoras. Los paisajes son verdaderamente impresionantes con curiosas formaciones rocosas.

Formaciones rocosas de la ruta del Cares

Al llegar a la parte llana se accede al camino construido por la empresa hidroeléctrica, siguiendo el curso del río. Desde ahí el sendero es mucho más suave y con apenas pendiente. Es la zona de la ruta con los paisajes más espectaculares. En muchos de esos tramos se van atravesando túneles excavados con gran esfuerzo por los trabajadores.

Túneles de la ruta del Cares

Ya cerca de Caín, los túneles se van sucediendo, dándole un aire misterioso. En ocasiones puede haber charcos y barro, por lo que conviene iluminar el suelo. Poco antes de llegar al final del recorrido se llega al fotogénico puente de los Rebecos y la presa.

Puente de los Rebecos, Ruta del Cares
A buen seguro que sacaréis muchísimas fotos. Relajaos e id disfrutando del paisaje. Os dejo un vídeo de mi canal de youtube con más imágenes de la ruta:    

Cómo realizar la ruta

Al ser una ruta lineal muchos visitantes optan por realizarla en dos coches. Así, unos empiezan por Caín y otros por Poncebos y a medio camino se intercambian las llaves de los coches.  El camino por carretera entre ambas localidades es complicado. De hecho, se tarda casi lo mismo que andando debido a que hay que hay dar una gran vuelta.

Desde julio a primeros de septiembre ALSA dispone de un servicio especial de autobús que conecta ambas localidades. Los autobuses salen desde Caín a Poncebos a las 15:15 y 17:00. Si se opta por realizar la ruta en dirección opuesta, el bus regresa desde Poncebos a las 16:30. También hay servicio de taxis normales y empresas que ofrecen el traslado en 4×4. Tenéis más información en las web de vivepicos y turaventura. 

La ruta solamente se puede realizar a pie, ya que las bicicletas tienen prohibido el acceso por cuestiones de seguridad. Los perros sí tienen libre acceso y, de hecho, vimos a muchas personas con sus mascotas.

 

Consejos para hacer la Ruta del Cares

Conviene acceder a la ruta a primera hora del día para evitar encontrar a mucha gente en el camino, especialmente en verano, cuando hay mayor afluencia de visitantes. Si vais más tarde de las 9:00 es probable que no encontréis sitio para aparcar en los aledaños del comienzo de la ruta. En ese caso, tendréis que aparcar en el parking que hay un un par de kilómetros antes. Nosotros empezamos a las 8:00 y no encontramos a nadie en el camino, lo que nos permitió disfrutar más de las vistas y el silencio. Durante el camino de vuelta encontramos a bastantes personas pero sin llegar a colapsar el camino.

Si vais con niños hay que estar especialmente atentos para evitar cualquier tipo de accidentes que puedan sufrir. También hay que prestar especial atención si vais con perros, por si pudieran asustar al resto de senderistas.

Sendero de la ruta del Cares
 

Qué llevar a la ruta

  • Ropa cómoda y preparada para la lluvia. Gran parte del año llueve y en invierno las temperaras pueden ser frías.
  • Calzado apropiado, unas zapatillas de trekking de caña baja es suficiente.
  • Mochila con 1 litro de agua, barritas energéticas o frutos secos, crema solar y una visera.
  • Empezar por Poncebos para afrontar los 2 kilómetros de subida al principio, sobre todo si hacéis el trayecto de ida y vuelta.
  • Ascender constantemente sin prisas para evitar la fatiga.
  • En algunos puntos el sendero apenas supera el metro de anchura. Por eso, quizá no sea muy apto para personas que sufran mucho de vértigo.
 

 Dónde comer

Si decidís comer en Caín, tenéis varios restaurantes donde poder recuperar fuerzas. Nosotros optamos por comer en el muy recomendable restaurante El Urogallo de Arenas de Cabrales. Está situado a las afueras del pueblo y tienen un fantástico menú de fin de semana por 12€, que incluye fabada y cachopos.

 

 Dónde alojarse

La mayoría de los senderistas que acuden a la hacer la ruta se alojan en Arenas de Cabrales. Tienen una amplia oferta hotelera y gastronómica. Está solamente a unos 7 kilómetros de Poncebos, punto de acceso de la ruta del Cares. Nosotros fuimos a los apartamentos El Caxigu, una muy buena opción con precios a partir de 60€ / noche. Céntrico, limpio y con todo lo necesario.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *