Yogyakarta, 15 cosas que ver en la ciudad del sultán

0

Yogyakarta, la ciudad del sultán

Yogyakarta es una de las mayores ciudades de Java y la más interesante de toda Indonesia. Os voy a contar qué ver y hacer en esta interesante ciudad para que vuestra estancia sea una auténtica experiencia. Por mi trabajo como guía de viajes he tenido la suerte de visitar varias veces Yogyakarta y, aunque el centro puede resultar caótico, os recomiendo pasar un 2 o 3 días para descubrir algunas sus mejores sitios.

Yogyakarta es una ciudad sumamente animada, con infinidad de tiendas y modernos restaurantes. De hecho, es una de las ciudades indonesias con mayor oferta gastronómica. Pero además posee una larga y rica historia, ya que por allí han pasado diversas civilizaciones y culturas que han ido dejando su impronta. Os invito a descubrir la ciudad y contarme algún otro rincón que os guste de Yogyakarta.

15 cosas que ver y hacer en Yogyakarta

Mercado Beringharjo

Los mercados son el centro de la vida de las ciudades y aún más en las ciudades del sudeste asiático. Yogyakarta no es una excepción y ofrece la oportunidad de visitar varios mercados. El más tradicional es Beringharjo Market, situado en plena calle Malioboro. Ocupa 2 pisos de un antiguo edificio y es toda una experiencia perderse entre los puestos y practicar el arte del regateo. Los más llamativos son los de la fruta, con exóticas especies desconocidas que os animo a probar. Entre otras podéis encontrar algunas de nombres tan sugerentes como dragon fruit o snake fruit, por el parecido de su cáscara con la piel del reptil.

Mercado Beringharjo

Malioboro

Es la calle principal de Yogyakarta y el sitio más bullicioso de la ciudad. También es el mejor sitio para hacer las compras. A ambos lados de la calle se suceden las tiendas principalmente de ropa. La mayoría de ellas también tienen puestos en la calle para intentar captar la atención. Los fines de semana, sobre todo, la calle se vuelve en hervidero de gente, con puestos de comida. Además es habitual encontrarse artistas y músicos callejeros deleitando con sus espectáculos callejeros.

 

Palacio del Sultán (Kraton)

Es un complejo palaciego construido entre 1755 y 1756 para albergar la familia del sultán y todo su séquito. 1920 se amplió el recinto con algunas dependencias de estilo europeo.  Es uno de los mejores lugares para admirar los típicos ejemplos de arquitectura palaciega javanesa.

Actualmente todavía vive el sultán y toda su familia, junto con un millar de trabajadores a su servicio. El sultán de Java mantiene casi intacto el poder que ostentaba en siglos anteriores. Para los javaneses es una personalidad de máximo respeto y con un papel muy representativo en la política, ya que es el actual gobernador de la ciudad sin concurrir a elecciones. Esta devoción se debe en parte al decisivo papel que tuvo en la independencia de Indonesia. En aquella época el sultán alojó a los rebeldes que peleaban contra los holandeses, lo que le valió la admiración del pueblo.

Hoy en día el recinto no es de uso exclusivo de la familia del sultán y dentro viven unos 30000 ciudadanos, algunos de origen más humilde. En el complejo se pueden encontrar, restaurantes tiendas y colegios. También hay un pequeño museo sobre la familia real pero sin demasiado interés.

Todos los días hay espectáculos para amenizar la visita: lunes, martes y jueves hay exhibición de gamelan (10:00-12:00); los miércoles (10:00-12:00) y sábados (9:30-12:30), marionetas; y el domingo (11:00-12:00), danza javanesa.

 

Castillo de agua (Taman Sari)

Horario: 9:00 – 18:00

Este antiguo jardín del sultán está situado a 2 kilómetros del palacio y fue construido entre 1756 y 1765. Era el principal lugar de descanso y de relajación del sultán, donde acudía con sus concubinas. Además, debido a su construcción amurallada servía como elemento defensivo de la ciudad.

Llama la atención por su diseño, que poco tiene que ver con la arquitectura javanesa. Es más bien una síntesis de elementos autóctonos, otro de estilo colonial y algunos propios de la arquitectura holandesa.

Dentro del complejo había 4 zonas, con diferentes piscinas y lagos para disfrute del sultán. Actualmente solo se conserva la piscina principal, donde descansaba el sultán. Junto a ella hay una torre y tras ella se hallaba la piscina de las concubinas y sus mujeres. Cuenta la leyenda que desde dicha torre lanzaba una rosa y la afortunada que cogiese la rosa gozaría de los favores del sultán en sus aposentos.

Castillo de agua (Taman Sari)
 

Mezquita subterránea

Esta pequeña joya arquitectónica está ubicada un pequeño recinto residencial junto al Castillo de agua. Su singularidad radica en que está construida bajo el suelo, con el techo al aire libre. Se accede por unos pasadizos subterráneos y dentro hay dos círculos que originalmente separaban las zonas de hombres y mujeres. No hay carteles, pero todos los vecinos de la zona os indicaran cómo llegar.

 

Visitar un taller de Batik

Yogyakarta es la cuna del batik, una antigua técnica de tintado de las telas. El proceso se realiza mediante la aplicación de cera sobre las partes del tejido que no se desean teñir. Esto se puede realizar más de una vez, aplicando nuevos colores y diseños a la tela. Se trata de un proceso manual muy laborioso y, por lo tanto, las telas no son precisamente baratas. Si queréis visitar un taller os recomiendo Rara Djonggrang , cerca de Prawirotaman. Tened en cuenta que cierran a las 16:00.

Asistir a un espectáculo de Wayan Kulit

El Wayan Kulit es un teatro de sombras realizado con las marionetas tradicionales indonesias. Están realizadas con varillas y cuero pintado y con grabados de filigrana. A diferencia de nuestra cultura, no es un mero espectáculo para niños. Son representaciones con un gran contenido moral, filosófico y religioso, aunque si vais con niños también lo disfrutarán. Se trata de una tradición muy arraigada en Indonesia y muy recomendable.

Para ver un show os recomiendo visitar el museo Sonobudoyo, cerca del Kraton. En el museo podéis ver la colección de arte javanés y marionetas, entre otros objetos. Las marionetas están realizadas en cuero además todas las tardes excepto los domingos ofrecen espectáculos de Wayan Kulit por 20.000 INR.

 

Ramayana ballet

En la cultura javanesa las danzas son un elemento esencial del folklore y la cultura javanesa. Las representaciones, en su mayoría basadas en los libros sagrados y antiguas leyendas, son un auténtico espectáculo. En ellas los actores y bailarines bailan al ritmo del gamelan luciendo llamativos vestidos y preciosos abalorios.

El más asombroso es el Ramayana ballet, no solo por el emplazamiento, con el templo de Prambanam en la parte de atrás del escenario, sino también por el número de bailarines. En la representación actúan más de 100 personas y como su nombre indica está basado en el Ramayana, el libro sagrado. El argumento cuenta la historia de amor de Rama y Shinta, que también es pretendida por el malvado Rahwana.

Hay tickets con cena incluida antes del espectáculo y otros solo para el show. Los precios varían entre 150.000-300.000, estos últimos con refresco incluido. Se puede reservar con tiempo pero no suele hacer falta ni en temporada alta.

Ballet Ramayana
 

Admirar el templo hinduista de Prambanam

Está situado a escasos 18 kilómetros de Yogyakarta y es un conjunto de más 200 templos consagrados a los 3 mayores dioses hindús: Brahma, Visnú y Shiva. A ellos están dedicados los tres mayores templos de la zona principal. Fueron construidos en el siglo IX durante el reino de Mataram, de origen indio. El atardecer es un momento mágico pero la luz para sacar fotos de los templos es mejor por la mañana. Los templos están organizados en 3 zonas y se necesitan por lo menos 2 horas para recorrerlos con tranquilidad.

Templo de Prambanam
 

Contemplar el mayor templo budista del mundo, Borobudur

Pocos templos hay tan impresionantes como Borobudur. De hecho se trata del mayor templo budista del mundo y el lugar más visitado de Indonesia. Para su construcción utilizaron más de 2 millones de bloques de piedra del volcán Merapi. Las dimensiones son realmente abrumadoras, con 9 niveles, casi 3000 grabados en piedra y 504 tallas de buda. Pero lo que más llama la atención son las enormes estupas de piedra.

La gigantesca estructura tiene forma de mandala y representa el camino hacia el nirvana de Buda. En su ascenso hasta la cima se muestran en los grabados en piedra diferentes etapas de la vida de Buda con un fin educativo y religioso. Conviene visitarlo a primera hora y hay tours también para verlo al amanecer.

 

Curiosear por el paraíso mochilero de Sosrowijayan

Esta calle –perpendicular a Malioboro- es también conocida como Sosro y fue el lugar preferido de los mochileros durante mucho tiempo. Todavía conserva muchos restaurantes y cafeterías orientados hacia ellos. Algunos locales son muy chulos para relajarse tomando un café o almorzar a precios muy competitivos. Os recomiendo el Wanderlust Coffee Division y el Oxen free. Este último tiene un agradable patio y está especialmente animado los fines de semana, con bandas locales tocando en directo.

 

Conocer los lugares más alternativos en Prawirotaman

Los últimos años los locales más modernos y tendenciosos han ido apareciendo en esta zona de Yogyakarta. Los precios no son tan baratos como en Sosro pero aún así resultan económicos para nuestros bolsillos occidentales. Es un barrio vibrante pero sin el bullicio y el ruido del centro de Yogyakarta. Algunos de los bares ofrecen música en directo los fines de semana. Uno de ellos es el Via-Via, que además tiene una fantástica carta con deliciosos platos indonesios y occidentales.

 

Descender el volcán Merapi en mountain bike

Los amantes de las emociones fuertes tienen pueden disfrutar de una experiencia única en las faldas de este volcán. A lo largo de la historia ha tenido bastantes erupciones amenazando la vida de los campesinos de los alrededores de Yogyakarta. En 1994 fue especialmente virulenta y causó la muerte de 24 personas. Debido a su alta actividad no permiten ascender al volcán pero se puede hacer un vertiginoso descenso en mountain bike. Se hace a través de caminos de lava y se debe bajar con cuidado o podéis acabar con vuestros huesos en el suelo.

Volcán Merapi
 

Degustar la gastronomía javanesa

A menudo se queja la gente de la monotonía de la gastronomía en Indonesia, pero también es cierto que muchas veces nos limitamos a pedir siempre los mismos platos de arroz y noodles. Os recomiendo aventuraros a probar nuevos platos locales. Los restaurantes son muy baratos y aunque un plato no os guste, siempre podéis pedir otro. Yogyakarta es un paraíso para los gourmets, con nuevos restaurantes surgiendo continuamente.

La mejor zona para degustar la gastronomía es Prawirotaman. Uno de mis favoritos es el Via-Via, pero si queréis probar auténtica comida local os recomiendo el restaurante Bu Ageng. Es uno de los sitios de moda entre los indonesios progres pero los precios se mantienen bajos. Además de platos más habituales tienen algunos un poco más exóticos como lengua, pulmón o cordero marinado.

Restaurante Via-Via, Yogyakarta
 

Relajaros con un buen masaje javanés

Para acabar la jornada os recomiendo daros un buen masaje javanés. Se trata de un masaje que utiliza técnicas de presión y frotamientos pero más relajado que el tailandés. Hay algunos centros muy buenos de relax para recuperar fuerzas tras un duro día de turisteo. Si estáis por la zona de Prawirotaman os recomiendo el Sayana Salón and Spa.

     

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.