Let’s travel together.

Qué ver en Santander en un día

0
 

Santander, señorío y elegancia frente al Cantábrico

Santander es una de las ciudades más atractivas de la cornisa cantábrica. Una ciudad que he tenido la suerte de visitar varias veces y que siempre que voy me conquista por los ojos y por el estómago. Y es que, a sus elegantes monumentos y casas señoriales frente a la playa, debemos añadir una excepcional gastronomía basada en los productos de la tierra, y que aúna lo mejor del campo y el mar cantábrico. En este artículo os voy a contar qué ver en Santander para que disfrutéis de una fantástica jornada.

13 sitios que ver en Santander en un día

Faro de Cabo Mayor y los acantilados

Una buena manera de empezar el día en Santander es empezar paseando por el Faro del Cabo Mayor. Podéis acceder en coche hasta la misma base del faro, pero si vais en plena temporada alta quizá tengáis que aparcar en el parking que hay unos 500 m antes de llegar. Junto al faro hay una cafetería con una fantástica terraza mirando al cantábrico. Alrededor del faro se puede pasear a lo largo de la costa disfrutando de unas vistas espectaculares de los acantilados.

Qué ver en Santander

Playa de Mataleñas

Desde el faro surge un sendero que conduce hasta esta recóndita playa, una de las menos conocidas de Santander. Este pequeño arenal de apenas 200 m de largo está escondida en una ensenada entre riscos. Para acceder a ella hay que bajar por unas escaleras. Es el mejor sitio para tomar el sol si se quiere tener un poco más de tranquilidad.

Playa de Mataleñas (Santander)

Playa del Sardinero

Es la playa más famosa de Santander y tiene bien merecida su reputación. Se extiende más de un kilómetro a lo largo de la bahía y durante mucho tiempo ha sido el lugar favorito tanto de locales como de los acaudalados turistas que iban a la capital. De hecho, a pocos metros se encuentra el casino de Santander, quizá por si alguno necesitaba ahogar sus penas.

Disfrutando frente a la Playa del Sardinero

Palacio de la Magdalena

Este palacio está situado en un emplazamiento inmejorable, sobre la Península de la Magdalena. Fue construido por iniciativa popular para los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia y de paso hacer un poco la competencia a Donostia. Acabaron la construcción de su modesta residencia en 1912 y desde entonces hasta 1930 la familia real disfrutó de períodos vacacionales en ese palacete. Organizan visitas guiadas de 45 minutos en el que se pueden ver algunos de los elegantes aposentos. Actualmente es la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Podéis aparcar el coche en el parking que hay en la playa del camello.

Playa de los bikinis

Es una pequeña playa situado en la Península de la Magdalena, a los pies del Palacio de la Magdalena. Debe su curioso nombre al hecho de que durante los años 1960 las estudiantes extranjeras que estudiaban en la Universidad Menéndez Pelayo bajaban a bañarse en el arenal en bikini, algo completamente libidinoso en aquella época.

Muelle de las carabelas

Otro punto emblemático de la Península de la Magdalena es el muelle de las carabelas. Se trata de una especie de museo al aire libre con 3 galeotes utilizados por el aventurero cántabro Vital Alsar para cruzar el Atlántico en 1982. A su lado descansa una balsa utilizada por el mismo navegante para intentar llegar desde Ecuador hasta Australia, aunque fracasó en su intento.

Muelle de las carabelas (Santander)

Playa del Camello

Un poco más abajo de las carabelas hay un pequeño zoo con unas focas que mejor estarían en su hábitat y frente a ellas se encuentra la playa del camello. Se la conoce con ese nombre por una caprichosa formación rocosa que hay frente a la playa que recuerda enormemente la silueta de un camello. Es una zona habitual de jugadores de palas con un nivel como para avergonzar al mismísimo Rafa Nadal.

Playa del Camello
El famoso camello de Santander

Museo marítimo del cantábrico

Continuando por el litoral se llega al centro de Santander, donde se encuentra el museo marítimo, el más prestigioso de la capital. Por fuera no llama especialmente la atención por su diseño, pero es un museo muy interesante, sobre todo si se va con niños. Alberga en sus instalaciones algunos esqueletos de ballenas y más de 20 acuarios con especies de todos los océanos. En definitiva, una buena opción para un día de lluvia.

Fuente: cantur

Los Raqueros

Es un conjunto escultórico de aspecto naïf que muestra unos niños lanzándose al mar y que esconde una triste historia. Según parece, durante buena parte del siglo XIX y XX solían frecuentar el puerto algunos niños de escasos recursos que sobrevivían gracias a pequeños hurtos y a rescatar las monedas que les lanzaban al agua los ricos y pasajeros de los barcos. Un pasatiempo muy cruel a cuenta de los muchachos. Hoy en día todavía se utiliza el término raquero para referirse a personas maleducadas.

Los Raqueros (Santander)

Palacete del embarcadero

A pocos metros de Los Raqueros se encuentra el Palacete del Embarcadero, un edificio de 1920 y que funcionó como estación de pasajeros. Actualmente es una sala de exposiciones. Junto a ella se halla la grúa de piedra que estuvo en funcionamiento durante buena parte del siglo XX y se ha mantenido para preservar la memoria del pasado industrial del puerto.

Palacete del embarcadero (Santander)

Centro Botín

Este moderno centro de exposiciones y artes escénicas abrió sus puertas en 2017 y ha contribuido a impulsar el desarrollo cultural de la ciudad. Cuenta habitualmente con una extensa agenda que podéis consultar en la web del Centro Botín. Aunque no entréis, podéis tomar un refresco en su terraza exterior con vistas al mar o disfrutar de su excelente restaurante.

Centro Botín (Santander)

Catedral de Santander

En realidad, la catedral de Santander son 2 iglesias superpuestas de estilo gótico. La iglesia baja, denominada “la Cripta”, fue levantada entre los siglos XII y XIII. Dentro de la iglesia se pueden contemplar restos de un asentamiento romano que apareció durante unas obras a finales del siglo XIX. La iglesia alta está en su mayor parte restaurada como consecuencia del incendio que sufrió en 1941. Por eso la mayor parte de la decoración procede de otras iglesias, incluido el retablo.

Catedral de Santander

Plaza porticada

Su nombre original es la plaza de Pedro Velarde, pero todos la conocen como la plaza porticada por los soportales que rodean la casi todo el perímetro. La mayor parte de los edificios circundantes corresponden a organismos públicos oficiales. En un lugar privilegiado está la estatua del mismo Pedro Velarde, un antiguo héroe cántabro de la Guerra de Independencia contra los franceses.

DÓNDE COMER EN SANTANDER

  • Bodega Fuente Dé. El restaurante con mejor relación calidad/precio de Santander. Preparan comida casera de calidad sin experimentos ni artificios. Su especialidad son los cocidos, aunque también disponen de otros platos igual de ricos. Los lunes, miércoles y sábados sirven cocido lebaniego y los martes, jueves y viernes cocido montañés. Imprescindible reservar.
  • Bar Abel. No está en la parte más turística de Santander pero merece la pena acercarse para probar pescado y marisco del cantábrico a buen precio. Especialmente recomendable el arroz con bogavante y el pulpo.
  • Mercado municipal del Este. Esta ubicado justo detrás del histórico edificio del Banco de Santander. Allí encontraréis puestos de comida para llevaros a casa. El restaurante que hay dentro, La Casa del Indiano, ofrece buena comida a precios razonables.
Bodega Fuente Dé (Santander)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.