Día 8: Tikal – Flores

Amanecer y visita de Tikal

CONSEJO: Si queréis visitar Tikal al amanecer os dirán que tenéis que acceder con guía, pero NO es verdad. Además es sumamente caro, nos pedían en torno a los 20$ por persona. Luego nos reconocieron que teníamos que entrar acompañados porque la selva puede ser peligrosa y además nos podríamos perder por el camino. Personalmente me parece toda una experiencia poder ir solo por la noche con el ruido de los monos aulladores acompañándonos a lo largo del camino.

Entramos con la linterna y la aplicación maps.me en el móvil alrededor de las 4:30 am. Antes de las 5:00 am ya estábamos los primeros en el templo del Jaguar. Es el sitio donde se juntan los turistas para ver el amanecer. El día que estuvimos nosotros había unas 80 personas. Una vez experimentado no es mala idea ver el amanecer desde el templo I de la plaza central y poder hacerlo solos.

Desafortunadamente llovió y el amanecer resultó un fiasco. Así que tras un rato intentando ver el sol entre las nubes bajamos a descubrir todos los templos del yacimiento.

He estado 2 veces y la verdad que me parece un lugar mágico al que podría volver diariamente. Perdeos por los numerosos recovecos del parque y dejaos llevar su magia.

Si tenéis suerte quizá podáis observar monos aulladores, coatís o algún que otro animal salvaje.

En 4-5 horas podréis visitar bien el parque relajadamente y sacando fotos sin mucha gente. En esas primeras horas estuvimos solos en algunos templos. Cuando salíamos nosotros es cuando empezaban a llegar los primeros autobuses con gente.

   

Transporte: Bus a Flores. Simplemente acercarse a la entrada y preguntar por el siguiente que sale. Hay bastante frecuencia y, como en el trayecto de ida, podéis bajaros en El Remate.

FLORES

En realidad el pueblo de Flores es más grande pero el centro histórico es una pequeña isla del lago Petén Itza. El acceso a tierra firme es a través de un puente.

La isla son unas pocas calles y se recorre fácilmente a pie en una hora. Hay muchos hostales, restaurantes y tiendas de souvenirs.

Restaurante: Por la noche fuimos a celebrar Nochevieja en el Villa del Chef. Sin duda el más bonito y recomendable, además tiene vistas al lago. Debéis probar el “pescado blanco”, es una especie endémica del lago y nos gustó muchísimo. No lo sirven en todos los restaurantes, preguntad antes.

Ya por la noche fuimos a ver los fuegos artificiales. En Guatemala tiran más pólvora que en toda la segunda Guerra Mundial. Todo un espectáculo para ver desde el “malecón” y después echar unas risas en la verbena que había en la plaza.

Hotel: La Casa del Lacandón. Un pequeño y modesto hotel frente al lago. No es ninguna maravilla pero tiene acceso directo al lago. Solo hay que cruzar la estrecha calle y os podéis dar un baño. Desde el bar del hostal hay unas preciosas vistas del lago.

Viaje hasta Belice: Si queréis ir a Belice, Flores es el sitio más apropiado para ir en autobús. Se trata de un trayecto relativamente corto, unas 4-5 horas.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.