TIKAL, LA CIUDAD MAYA DE LA SELVA

Tikal es el sueño de cualquier viajero apasionado por la historia y la arqueología. No es simplemente un yacimiento maya inigualable. Se trata de los restos de una civilización con una rica cultura y un nivel de desarrollo impresionante para la época precolombina. Además el emplazamiento lo hace todavía más atractivo, en medio de la selva y habitado por una gran cantidad de animales como monos y coatíes.

Transporte Flores- Tikal

En bus público (60Q). Se puede realizar perfectamente por vuestra cuenta. De hecho es lo más recomendable si vais a hacer noche en alguno de los hoteles que hay junto al parque. Las furgonetas o pequeños autobuses que van a Tikal salen desde la estación central con bastante regularidad. Salen cuando se llenan.

En tour privado. Si preferís ir en un tour privado tened mucho cuidado con quien contratáis la excursión. Hay algunas agencias que tienen muy malas críticas. Una de ellas es la agencia “El Gran Jaguar”. Procurad ir a alguna otra y comparad precios.

El carretera pasa por el pueblo de El Remate. No os podéis perder una visita a esta pequeña localidad situada en las orillas del idílico lago Petén Itzá. Además cuenta con un magnífica Reserva Natural muchas veces ignorada, la Reserva Natural Biotopo Cerro CahuiDesde la estación hasta el Remate el bus (30Q) tarda 45 minutos aproximadamente (30Q).

Aunque no visitéis la Reserva Natural no os podéis perder el maravilloso entorno. Es recomendable quedarse un día para disfrutar del lago, visitar la reserva y poder relajarse antes o después de ir a Tikal. Hay unos pocos alojamientos y embarcaderos preciosos donde pegaros un baño.

 

VISITA DEL YACIMIENTO

Precio: 150Q. 100Q más de entrada adicional si queréis ver el atardecer o el amanecer y ser admitidos fuera del horario del parque. Los huéspedes de los hoteles pueden acceder a partir de las 4:30 am.

Horario: 6:00 – 18:00 todos los días del año.

 

Breve apunte histórico

Tikal fue una de las ciudades estado más importantes del mundo maya. Hay constancia de su asentamiento en esas tierras alrededor del 700 a.C. Sin embargo, su apogeo se produjo desde el 250-900 d.C. aproximadamente. Durante esa época impuso su ley con mano de hierro gracias a su poderoso ejército, sus pactos con otros reinos como Teotihuacan y sus tácticas militares. Llegó a alcanzar una población de unos 100000 habitantes y todavía hoy en día es un misterio el colapso de su civilización.

La mayoría de los templos fueron construidos durante el Período Clásico de mas prosperidad. El emplazamiento es el mejor marco para esta joya de la arquitectura, ya que las construcciones están rodeadas de una espesa selva. Debido a esto se mantuvieron ocultas hasta 1848, cuando el gobierno guatemalteco mandó una expedición para documentar las ruinas.

CONSEJO: Recomiendo hacer noche en Tikal para poder disfrutar de los templos al atardecer y el amanecer, cuando hay pocos turistas. También os aconsejo acompañar la visita de una buena guía o audioguía para entender mejor todo el complejo.

El atardecer fue uno de los momento mágicos de nuestra visita a Tikal. Estuvimos más de una hora disfrutando de las vistas y el silencio desde la Gran Plaza. El templo más alto del complejo es el Templo I (44 m), pero no se puede ascender. El Templo II, es casi tan alto como el anterior y desde allí las vistas sobre la Gran Plaza dejan realmente sin aliento. Salimos  ya cuando cayó el sol sin entretenernos mucho para que no se nos hiciera muy de noche.

Los mapas offline funcionan perfectamente para orientarse en Tikal, especialmente por la noche. De esa manera podréis visitar todos los templos de manera fácil sin perderos. Llevad también una linterna si vais al atardecer y obviamente para el amanecer.

Amanecer y visita matutina de Tikal

CONSEJO: Si queréis visitar Tikal al amanecer os dirán que tenéis que acceder con guía, pero NO es verdad. Además es sumamente caro, nos pedían en torno a los 20$ por persona. Luego nos reconocieron que teníamos que entrar acompañados porque la selva puede ser peligrosa y además nos podríamos perder por el camino. Personalmente me parece toda una experiencia poder ir solo por la noche con el ruido de los monos aulladores acompañándonos a lo largo del camino.

Entramos con la linterna y la aplicación maps.me en el móvil alrededor de las 4:30 am. Antes de las 5:00 am ya estábamos los primeros en el templo del Jaguar. Es el sitio donde se juntan los turistas para ver el amanecer. El día que estuvimos nosotros había unas 80 personas. Una vez experimentado no es mala idea ver el amanecer desde el templo I de la plaza central y poder hacerlo solos.

Desafortunadamente llovió y el amanecer resultó un fiasco. Así que tras un rato intentando ver el sol entre las nubes bajamos a descubrir todos los templos del yacimiento.

He estado 2 veces y la verdad que me parece un lugar mágico al que podría volver diariamente. Perdeos por los numerosos recovecos del parque y dejaos llevar por su magia.

Gracias al buen estado de conservación de la mayoría de las construcciones y las enormes pirámides nos podemos hacer una idea de la magnitud Tikal en la antgüedad. Si tenéis suerte quizá podáis observar monos aulladores, coatís o algún otro animal salvaje.

En 4-5 horas podréis visitar bien el parque relajadamente y sacando fotos sin mucha gente. En esas primeras horas estuvimos solos en algunos templos. Cuando salíamos nosotros es cuando empezaban a llegar los primeros autobuses con gente.

Transporte: Bus-Flores. Simplemente acercarse a la entrada y preguntar por el siguiente que sale. Hay bastante frecuencia y, como en el trayecto de ida, podéis bajaros en El Remate.

 

Hotel: Tikal Inn, 65€ habitación doble. Mala relación calidad / precio. Hay también algunas habitaciones baratas por 25€. Los bungalows junto a la piscina son más caros. Cuenta con una agradable piscina. Aún así es mejor alojarse en cualquiera de los otros dos (Jaguar Inn o Jungle Lodge). Reservad con antelación.