Ruta del Faro del Caballo (Santoña)

4

RUTA DEL FARO (SANTOÑA)

Ficha Técnica

Localidad: Santoña (Cantabria)

Distancia: 11 km, unas 4:30 horas con tiempo para descansar un poco y darse un baño rápido en el faro.

Dificultad: Fácil

Equipamiento: Ropa cómoda, zapatillas deportivas y crema solar.

   RUTA DETALLADA

En la pesquera localidad de Santoña (Cantabria) podemos realizar una preciosa caminata que reúne todos los requisitos para una inmejorable jornada en un día soleado. En días con posibilidad de lluvia no es recomendable ya que el empedrado camino se embarra y se vuelve resbaladizo.

Es una ruta sumamente atractiva, a través del bosque y con hermosos acantilados. Pero además del atractivo natural, la caminata nos ofrece la oportunidad de aprender un poco de historia. Hay diferentes rutas y se puede acomodar a nuestro estado físico, como podéis ver en el siguiente plano.

Para realizar el recorrido podemos aparcar el coche en Laredo y atravesar la ría en una travesía en barco. Otra opción es dejar el coche en el centro de Santoña. Nuestra ruta comienza en la misma villa, caminando por el paseo marítimo y con preciosas vistas de Laredo al otro lado de la ría.

Un poco más adelante, tras pasar el monumento a Carrero Blanco, debemos continuar en dirección al Fuerte San Martín. Más adelante se encuentra el fuerte San Carlos y las baterías de defensa de los Galvanes. Todo el sistema defensivo fue construido para protegerse de los ataques de los franceses en las guerras del siglo XVII. Desde 1992 está declarado como Bien de Interés Cultural.

Desde ahí deberemos subir por unas escaleras que conducen a la estatua de la Virgen del Puerto. A partir de ahí el camino está bastante bien señalizado. Si queréis visitar el fuerte de San Carlos hay que desviarse por el camino de la derecha unos 350m.

Si se vais al Fuerte de San Carlos hay que desviarse hacia la derecha unos 300 m y luego retroceder hasta este punto para continuar hacia el faro. Más adelante, a unos 200 m, el camino gira a la izquierda y ya se aleja de la población.

La mayor parte del camino discurre por un sendero pedregoso bajo la sombra de las encinas y madroños alrededor del monte Buciero.

A finales del verano resulta especialmente hermoso con los frutos de los madroños. El comienzo es la parte más dura pero no es excesivamente complicado. En los claros que hay entre los árboles se ven unas panorámicas excelentes de toda la bahía de Laredo y las marismas de Santoña.

Como ya hemos comentado, hay varios caminos alrededor del monte Buciero y el desvío al faro no se ve muy bien porque el cartel está envejecido. La bifurcación está a 3,5 km y a partir de ahí comienza un descenso vertiginoso por casi 700 escaleras. Afortunadamente hoy está mejor acondicionado gracias a los trabajos de rehabilitación de los reclusos del penal El Dueso. Hay zonas que las escaleras son bastante empinadas pero hay un cable para agarrarse.

Una vez abajo el antiguo faro del Caballo, activo hasta 1993, nos recibe con unas espectaculares vistas de los acantilados.

El agua tiene un color verde y no hay mejor manera de refrescarse que con un baño. Para ello hay que descender unos pocos escaleras más hasta el pequeño embarcadero. Suele haber un poco de corriente ya que hay una pequeña gruta que comunica con el otro lado de la montaña.

Otra bonita manera de visitar el faro es acceder en padel-surf o piragua. Algunas veces en verano alquilan piraguas en el faro para que no tener que sufrir la subida por las escaleras.

Sin embargo para continuar con la caminata hay que regresar por las interminables escaleras. Conviene tomárselo con tranquilidad y ritmo constante, descansando cuando aparezca la fatiga.

Una vez arriba hay alrededor de una hora hasta el faro del pescador, todavía en activo. Para visitarlo hay que reservar con antelación. El camino hasta allí es similar, por caminos empedrados y con alguna leve complicación en algún punto.

El faro del pescador también está en un enclave idílico, junto a formidables acantilados testigos de muchas batallas y naufragios.

A partir de ese punto el trayecto es por una carretera asfaltada pero prácticamente sin circulación, ya que acaba en el faro. La carretera está escoltada también por más encinas y madroños, algunos con frutos el día de nuestra visita.

Otra de las bellas imágenes que nos llevamos está a 1 km del faro, con la enorme playa de Berria a nuestros pies.

Junto a la playa se encuentra la cárcel de El Dueso y se continúa en dirección al pueblo. Si seguís por los caminos todavía queda una zona de cuestas.

Para evitar volver hasta el punto de partida se puede tomar el atajo “Salticón”. Es un tramo corto pero bastante empinado y con piedras con musgo, que lo hacen resbaladizo.

Para acabar nuestra visita y recuperar fuerzas lo ideal es degustar un buen plato de pescado a la parrilla. El restaurante Casa Emilia está especializado en pescados frescos de la bahía y tienen una amplia terraza. Aún así es recomendable reservar antes de llegar.

4 Comentarios
  1. Mariela dice

    Parece una ruta preciosa, la tendré en cuenta la próxima vez que vaya a Cantabria, gracias por la información tan detallada.

    1. admin dice

      Perdón por no contestar antes, estaba en Etiopía sin conexión. Gracias a ti por leerla. Anímate, no te defraudará.

  2. Creando Realidades dice

    Espectacular. Gracias por la información y por dar tanto valor siempre
    Bravooo

    1. admin dice

      A ti por leerlo, bonica. Perdón por no contestar antes, que no lo había visto. Pasa buen finde!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.