Picos de Europa y valle de Liébana

Os voy a contar una escapada de fin de semana a Picos de Europa por la zona del valle de Liebana. Se trata de una opción formidable combinando excursiones de montaña, gastronomía, cultura y deportes de aventura como barranquismo o tirolina.

El valle de Liébana está situado en la provincia de Cantabria, cerca de Asturias. Para acceder a él desde la costa cántabra deberéis atravesar  en coche el desfiladero de La Hermida. Es el más largo de España, con 21 kilómetros de longitud, y es un paisaje sumamente hermoso horadado por el río Deva. En el desfiladero también organizan descenso de cañones para los más atrevidos.

La capital del valle de Liébana es Potes, un precioso pueblo del siglo IX, que ha resistido al paso del tiempo y atesora un rico patrimonio histórico. Es conocida como “la villa de los puentes” por los numerosos puentes medievales que hay a lo largo del río Deva en su paso por el pueblo. Todo esto le da un carácter bucólico y romántico.

A pesar de estar situado junto a Picos de Europa, Potes goza de un clima relativamente agradable, ya que se encuentra solamente a 291 metros de altura.

Actividades para un fin de semana

Potes, la ciudad de los puentes

Os recomiendo primero ir a la plaza central es el núcleo del pueblo para empezar a situaros.  Allí hay un quiosco de música desde el que se ve la torre del Infantado y frente al quiosco hay algunas tiendas de recuerdos bajo unos soportales.

Después os podéis acercar hacia la plaza de la iglesia de San Vicente, donde hay dos iglesias dedicadas al mismo santo. La antigua es del siglo XIV-XVII y alberga la oficina de turismo. La nueva es del siglo XX.

Desde ahí dirigíos hacia el casco antiguo de estilo medieval. Probablemente la calle más bonita de Potes sea la calle Sol. Está por detrás del parking que hay al otro lado de la carretera. Es una calle preciosa, con suelo adoquinado y arcos sucesivos.

Si el tiempo lo permite, podéis aprovechar para hacer un descanso en la terraza del Bar Trenti, con magnificas vistas al río. Justo enfrente de la terraza del Trenti está el Pub-bar La Reunión (18:00-02:30), con una terraza rollo chill-out bajo una antigua cuadra. Os recomiendo tomaros una de sus cervezas artesanales o unos culines de sidra.

Desde ahí volved vuestros pasos hacia el fotogénico puente viejo.  Hay magnificas instantáneas con los patos en el río. Después podéis cruzar el río y callejear por las calle adoquinadas del casco antiguo. Si continuáis por la calle obispo hay algunas casas típicas muy bonitas.

Y si queréis tapear por allí, os recomiendo  ir la calle Cántabra, una zona muy animada con una docena de bares y cafeterías, además de tiendas de recuerdos.

Otra visita muy recomendable es la torre del Infantado. Es una casa torre del siglo XIV y por 3€ se puede subir, desde donde tienen magnificas vistas del pueblo.

Otra cosa que os recomiendo es dar un agradable paseo por el río, especialmente en verano. Es una zona arbolada y con sombra. Si el río no baja fuerte os podéis refrescar con un chapuzón.

Iglesia de Santo Toribio

Si vas desde Potes, a pesar de que está solamente a 3 km del centro, os recomiendo ir en coche. El camino es de asfalto, paralelo a la carretera y el paisaje no es realmente llamativo. Hay rutas de montaña para acceder al monasterio desde otras localidades pero no lo hicimos.

La iglesia bien merece la pena una visita. Es famosa porque allí está el mayor fragmento de la cruz de Cristo, el famoso Ligmun Crucis. Cada hora hacen una visita guiada, con un video de 6-7 minutos y una breve explicación. Resulta interesante conocer cómo llegó hasta allí la famosa reliquia. Según explicaron, antiguamente se alojaba en la catedral de Zamora y lo llevaron hasta un lugar tan recóndito para protegerlo de las invasiones musulmanas. La visita la realiza un fraile franciscano muy simpático, que deja hacer fotos de la reliquia y previo donativo voluntario deja tocarlo.

Teleférico de Fuente Dé

Se encuentra a 22 km de Potes y es una visita obligada si vais al valle de Liébana. El teleférico asciende desde 1070 m hasta 1823 en 3-4´. La ascensión es prácticamente vertical y aunque alguno tendrá vértigo, merece realmente la pena. Los fines de semana y especialmente en verano se forman largas colas, por lo que os recomiendo que madruguéis un poco. Desayunar en Potes temprano no es fácil por lo que intentad hacerlo en el hotel. Si no tenéis opción os recomiendo el restaurante Vicente Campo, en Espinama, 2 km antes de Fuente Dé. El desayuno no es barato pero estaba muy rico y el servicio fue formidable. Café con tostada de pan con tomate y un poco de bizcocho exquisito cortesía de la casa, 4€.

Podéis coger billete de ida o ida/vuelta. Yo os recomiendo que cojáis solo de ida y bajéis andando por la agradable ruta de montaña. Las vistas desde el mirador del teleférico son impresionantes y además hay una cafetería para disfrutar de ellas.

Hay rutas con diferentes niveles de dificultad. Nosotros hicimos la ruta 24, que son 14 km pero con un perfil muy cómodo con apenas subidas. Sale desde la parte de arriba del teleférico hasta el parking de Fuente Dé. A pesar de que el cartel pone que se tarda 4:15 h nosotros la realizamos en 3:45 hr de manera relajada. Os pongo una foto del cartel explicativo pero no tengáis miedo que es imposible perderse.

Según salgáis del teleférico dirigíos hacia arriba y a unos 30 m veréis este cartel explicativo con la ruta a seguir. Luego simplemente hay que seguir las marcas amarillas pintadas en las rocas o los carteles que hay a lo largo del sendero. Llevad agua para el camino y crema solar si hace un día soleado, ya que en la primera parte no hay sombra alguna.

Al principio hay que ascender un tramo corto de unos 5-10 min donde la vegetación es escasa y los picos dominan el paisaje. A partir de ese punto el camino desciende de manera casi ininterrumpida por bucólicos prados con multitud de ovejas, carneros y vacas. En la parte de arriba veremos un albergue de montaña y un poco más abajo hay un hotel de montaña.

Según vamos descendiendo la vegetación se vuelve más frondosa. A partir de un punto el sendero se adentra en bosque primario de hayedos, robles, avellanos y multitud de orquídeas.

Es una zona que abundan las setas y hongos, por lo que si sois aficionados a la micología os va a encantar. También hay especies de animales destacables, como lobos, jabalís, ciervos u osos, aunque desafortunadamente no observamos ninguno. A pesar de ello, es una experiencia fantástica que recomendamos a todo el mundo.

Horarios:

10:00-18:00

Fines de semana de junio de 9:00-20:00

Ida: 11€

Ida/vuelta: 17€

Gastronomia

El plato estrella de la región es el cocido lebaniego, a base de sopa, garbanzos con berza y sus sacramentos de cerdo. Es un plato consistente que se prepara en casi todos los restaurantes de la zona. No hay nada mejor para recuperar fuerzas tras una ruta de montaña.

Si buscáis un restaurante cerca de Fuente Dé podéis ir al Hotel restaurante Posada del Oso (Lerones), a medio camino dirección Potes o al Vicente Campo, citado anteriormente . A mí personalmente el que más me gusta es el restaurante Cayo, en el centro de Potes. Tienen menú lebaniego completo y exquisito por 15€, además de otras carnes excelentes. Desde el comedor hay unas vistas privilegiadas del río y la torre del infantado.

Otras especialidades regionales son el borono, una especie de morcilla, y los quesucos. Podéis comprarlos en las tiendas de productos artesanos de Potes o directamente en las queserías locales. Yo os recomiendo una en el camino a Fuente Dé, en el pueblo de Deva. Se llama “Río Deva” y esta a la margen izquierda de la carretera al entrar en el pueblo según vas de Potes a Fuente Dé.

En cuanto a las bebidas, aunque la sidra es muy popular, los reyes son los licores en sus diferentes modalidades: Hierbas, miel, manzana… También en la zona, gracias a su clima templado, se cultivan vides con las que elaboran sabrosos caldos. Si queréis podéis realizar alguna visita guiada por la comarca.

Cueva del Soplao

Aunque está fuera de la comarca de Liébana si os sobra tiempo podéis reservar una visita a estas deslumbrantes  cuevas de 15 km aunque solo están accesibles una pequeña parte. Son unas antiguas minas y desde Potes se tarda casi una hora. Para acceder deberéis regresar por el desfiladero de La Hermida y al llegar a Panes coger el desvío a Merodio. Es una carretera de montaña muy agradable pasando por paisajes preciosos. En alguno de los pueblos también podéis visitar alguna casa torre. Las vistas desde el parking de las cuevas también son espectaculares.

Os recomiendo reservar la hora de visita por internet para evitar posibles colas. Hay dos tipos de visita, la turística y la turística-aventura, que es la que hicimos nosotros. La turística dura aproximadamente una hora y se visitan las zonas más accesibles de la cueva con un espectáculo de luces y sonido. El acceso a las galerías de la cueva es un trayecto de unos 300 por medio de un tren turístico.

Dentro de la cueva no se pueden sacar fotos. Nosotros optamos por la opción de aventura que se accede andando por galerías menos visitadas y con más dificultad de acceso. Te proporcionan cascos, frontal y botas. Personalmente me gustó mucho aunque el precio es un poco alto (32€). No es una actividad extrema y es fácilmente realizable sin formación alguna sobre espeleología. Niños a partir de 12 años.

Fuente: Turismo de Cantabria

Horario y precios:

Visita turística (12€):

  •   Abril, Mayo, Junio y Octubre (LUNES CERRADA) de 10:00-14:00 y de 15:00-18:00
  •   Julio (Todos los días) de 10:00-19:00
  •   Agosto (todos los días) de 10:00-21:00
Visita aventura (32€): 10:00, 11:00, 15:00, 16:00

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.