6:30 am, barco a Puerto Barrios (20Q, 2:15 h). Hay barcos cada 30 minutos. Es un trayecto agradable por la bahía pero extremadamente lento. Frente al ferry cogimos una furgoneta pública incómoda (65Q) que iba hasta Zapata parando en muchos pueblos por el camino.

En Zapata donde nos hicieron cambiar a un bus para llegar a Chiquimula en el que montó hasta un predicador. 40 minutos después llegamos a Chiquimula. Según llegamos cogimos otro bus (2€) que nos llevó finalmente hasta Copan Ruinas. La frontera se atraviesa a pie y el bus espera al otro lado de la frontera, así que se pierde otro poco de tiempo.

En la misma oficina de inmigración hay locales cambiando dólares por lempiras, la moneda hondureña. No os preocupéis porque no os van a engañar. En la frontera cobran unos 3€ de tasas de entrada. Finalmente llegamos a Copan Ruinas alrededor de las 5:00 pm, después de 11 horas de transportes.

Copan Ruinas

Es una pequeña y relajada localidad que se visita rápidamente. Sin embargo, merece la pena que os deis un paseo por su plaza central y las calles aledañas. Hay algunos edificios coloniales muy bonitos, algunos con restaurantes y patios relajantes para escapara del sofocante calor que suele hacer.

 

Muchas veces pasa inadvertido pero nos pareció un pueblo muy hermoso. Además todavía conserva la esencia autóctona que se han perdido en otros sitios de la ruta que hicimos por influencia del turismo. También hay bastantes tiendas para comprar souvenirs.

 

Hotel: Hostal Berakah (22€). Tiene muy buenas críticas pero nosotros teníamos reserva ahí y al llegar nos dijeron que nuestra habitación no existía. Nos mandaron a un sitio peor. Contratamos allí el bus a Guatemala (25$).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *